Textos sobre campanes i campaners a la Hoja Parroquial (1968)

Artanapèdia, dijous 6 de juliol de 2017

Portada Hoja Parroquial n. 400

A finals dels anys 60 i principi dels 70 exercia el càrrec de rector d’Artana Mossèn Serafín Sorribes, un capellà inquiet i curiós que va indagar en la història d’Artana quan pareixia que poca gent en tenia interès. Durant aquell temps breu va aprofitar per escriure a la Hoja Parroquial xicotets articles que anava oferint sense firma de forma fragmentària. Mn. Serafín coneixia la Historia de Artana de Mn. Lluís, li agradava la història i disposava de coneixements sobre la nostra comarca. Segur que haguera col·laborat entusiasmat a l’Artanapèdia; en canvi, en la situació actual ni tan sols podem accedir a l’Arxiu Parroquial (ni al municipal!). Potser tinguera a veure el clima d’apertura que s’hi vivia en aquell moment en tots els ordres, també des de l’Església catòlica, que eixia en aquell moment del Concili Vaticà II (1962-1965). Pareix que hem anat enrere.

En esta ocasió rescatem les seues troballes sobre les campanes i els campaners d’Artana, que va lliurar en tres parts, en els números 400, 401 i 402, de, respectivament, 9, 16 i 30 de juny de 1968. Els textos són “Fundición de campanas”, “Campanario y campanas” i “Importe de la electrificación de las campanas”.

La informació és interessantíssima i complementa la que ja vam oferir en un altre text sobre el mateix tema: “Uns mestres campaners a Artana”. L’aportació documental l’ha feta Rosario Tomasot, a qui li agraïm la deferència i el detall de guardar estos papers curiosos de fa prop de cinquanta anys.

Per acabar amb el tema de les campanes, no ens podem oblidar de la gravació dels tocs de campana que vam fer amb un dels darrers campaners: Josep Herrero Cabanyes. Es tracta d’un patrimoni immaterial encara viu que pensem mereixeria més atenció.

 

[Hoja Parroquial. Año IX. Artana, 30 de junio de 1968. Número 402]

FUNDICIÓN DE CAMPANAS

Muchos recuerdan aún la floreciente fundición de campanas que hubo en nuestra villa de Artana. Se hallaba situada en lo que hoy ocupan Ias dos casas de la actual calle San Isidro, confluencia con la de Cernuda y Velasco.

La sostenían los señores Traver. Su marca de fábrica, según se nos dice, era una lagartija.

Varias campanas nos hablan aún hoy de dicha fundición. En Tales existen tres con la siguiente comprobación escrita en ellas: “Juan Traver 1840”, en una. En otra, “Me fundió Juan Traver de Artana en Artana 1862”. En la tercera, “Joannes Traver me fecit 1841”.

El campanario de Ahín ostenta su campana mayor, leyéndose en ella: “Barbara Año 1847 Día 8 de Enero Me iso Juan Traver de Artana Ciendo Vicario D. Agustín Gómez”.

El canónigo de Segorbe, don Peregrín Lloréns, nos describe en su opúsculo “’La Torre Catedralicia de Segorbe”, pág. 24, impreso en 1965, que “en sesión del 20 de enero de 1886 acordóse la refundición de Ias campanas llamadas Cueva Santa o Domínica y la Nuestro Señor. Hízose el contrato con el fundidor de Artana, Valentín Traver Badenes, disponiéndose que a la mayor se le diese el tono ‘SOL grave’ y al tiple el ‘DO soslenido sobreagudo’. El coste total fue de 1.250 pesetas. Y después de fundidas dieron el siguiente peso: La ‘Nuestro Señor’, 60 arrobas, 18 libras, y la ‘Cueva Santa’, 8 arrobas, 6 libras. Fueron bendecidas el 22 de septiembre del mismo año por el prelado de la Diócesis, don Francisco de A. Aguilar. Ambas campanas de la Catedral de Segorbe desaparecieron en 1936”.

En Ariana conservamos dos: La “simbolet” del templo parroquial, en la que se lee: “Valentín Traver Hermanos Fundidores Año 1896″; y la campana “simbolet” de la ermita de Santa Cristina, en donde vemos: “Me refundió Juan Traver Año 1910”.

 

[Hoja Parroquial. Año IX. Artana, 16 de junio de 1968. Número 401]

CAMPANARIO Y CAMPANAS

En 1889 acordóse elevar la torre del campanario seis metros, porque era muy baja. La iglesia tenía 12’50 metros de altura. Por suscripción de 50 pesetas entre unos cuantos, se reunió el capital suficiente para llevar a cabo las obras. Se bajaron las campanas y las subieron colocándolas de nuevo. Así nos lo cuenta Mosén Luis Vilar, en el tomo ll, pág. 376-7 de la Historia de Artana.

Y Mosén Emilio Lloréns en “Una Parroquia Modelo”, pág. 11, dejó escrito que en 1894 se daba la última mano a la torre que cinco años antes se había levantado a doble altura dejándose en rústica; la embelleció juntamente con la fachada de la Iglesia. Las cuatro campanas existentes en nuestra torre nos revelan los años de su existencia, puesto que todas ellas llevan la leyenda de su fundición. La mayor, VOCOR CHRISTINA FEClT ANTONIUS GUILLEN ANNUS 1722. Pesa más de 700 kilos. La segunda, VOCOR MICHAEL ANTONIO GUlLLEM E HIJOS ME HICIERON AÑO 1828. Pesa 550 Kg. La tercera, SANCTE JOANNES ORA PRO NOBIS AÑO 1733. Pesa 250 Kg. La cuarta, VOCATUR CHRISTINA, ROSES, CASTELLON, REFUNDlDA AÑO 1953, ARTANA. Pesa 100 Kg.

Por lo que claramente aparece que ninguna de ellas está fundida por los hemanos Traver, fundidores en nuestra Artana de antaño.

Al fallecer el pasado mes de marzo el campanero Enrique Vilar Ortells, que venía desempeñando el cargo con tanta competencia, se nos creó el problema de su sustitución. Pensamos entonces poner el sistema de volteo y repique eléctricos. Estos trabajos los encargamos a Salvador Manclús, de Valencia, quien los ha efectuado. Él nos ha facilitado los datos del peso de las campanas, entendiéndose éste sin su yugo. Los viejos yugos de madera, que ya iban desmejorando, han sido sustituidos por los metálicos. Y la campana tercera, llamada San Juan, ha podido ser volteada de nuevo tras largos años sin servicio.

El campanario tiene una altura de 26’50 metros.

El 16 de enero de 1945 un rayo causó desperfectos al campanario y hasta la chispa saltó a la abadía por el cable que la unía para facilitar el toque del Avemaría.

Sería acertado el poner un pararrayos en la torre campanario.

 

[Hoja Parroquial. Año IX. Artana, 30 de junio de 1968. Número 402]

IMPORTE DE LA ELECTRIFICACION DE LAS CAMPANAS

Todos admiramos la facilidad de que hoy disfrutamos en el volteo y toque de campanas. Por esa misma facilidad hemos introducido el volteo en los tres toques de campanas anunciadores de las misas en los días de fiesta; hasta ahora solamente teníamos repique. Considerando que la misa es el acto cumbre de la fiesta, le corresponde el volteo en los toques para la misma; y nada obsta para que se tenga volteo incluso al final de la misma, mientras salen los fieles del templo.

Estas ventajas hacen que seamos comprensivos ante el precio que estipulamos en el volteo de campanas para los días de fiesta en que hay encargados de las mismas. El fijado hasta ahora era insuficiente para poder amortizar el importe de la instalación. Reunidos en junta los representantes de las diferentes entidades y corporaciones, así lo acordamos: 250 pesetas por cada sesión de toques, hasta que quede amortizado el empréstito. Una vez amortizado, el volteo será a poco precio, casi gratis si conviene, pues interesará pagar solamente los gastos eventuales y el fluido eléctrico.

La electrificación de las cuatro campanas de la torre ha ascendido a 123.500 pesetas.

Viendo la conveniencia de electrificar a la vez el “cimbolet”, puesto que por la cadena de toque penetraba mucha agua y desmerecía la fábrica de la iglesia, se efectuó también dicho trabajo por el importe de 13.800 pesetas.

La instalación de la red eléctrica, nueva energía y contador ha ascendido a 22.708 pesetas.

Los gastos de los operarios en sus trabajos de mano de obra, hospedaje y dietas suman 12.044 pesetas.

Gracias a las facilidades que nos da la Caja Rural vamos pagando las facturas y letras. También con la ayuda de los encargados de cada fiesta, de otros particulares, de la cantidad recogida en la gran colecta anual y de la misma parroquia.

Además, las entidades y corporaciones nos han prometido su valiosa cooperación, con Io que el empréstito efectuado en la Caja de Ahorros podrá saldarse fácilmente en pocos años.

Recordamos la advertencia de la semana pasada: Cuando falte el fluido eléctrico, los actos de la iglesia se regirán por el horario señalado y por la hora que marque el reloj de la torre, sin previos toques de campana.

 

 

 

Anuncis
%d bloggers like this: